La cultura es sangre que siempre da alcurnia y nobleza al hombre". P. José María de Arizmendiarrieta.

13 de noviembre de 2014

Homenaje a Julio Caro Baroja


Julio Caro Baroja en Itzea. Gran Enciclopedia Navarra

Ha tenido lugar hoy en la Biblioteca Nacional de España, el homenaje a Julio Caro Baroja con ocasión del centenario de su nacimiento el 13 de noviembre de 1914. Julio Caro Baroja dedicó su vida a la investigación antropológica cultural y social de los pueblos de España y de ciertos grupos sociales y su interés se centró en la historia, la cultura y la sociedad vasca. El 18 de agosto de 1995, el diario Abc nos transmitía su fallecimiento de la siguiente manera: "con Caro Baroja desaparece una figura clave del pensamiento español de este siglo y un sabio insobornable en su independencia".

Tras la introducción al acto presentado hoy por la Directora de la Biblioteca Nacional de España, Dª Ana Santos Aramburo, ha tenido lugar una mesa redonda con la intervención de varias personalidades que han mostrado cómo fue la vida y la obra de Julio Caro Baroja.

En primer lugar, Dª Elvira Ontañón (Fundación Francisco Giner de los Ríos. Institución Libre de Enseñanza), ha hablado sobre la obra multifacética de Julio Caro Baroja y sobre los rasgos de su personalidad, enfocando su intervención en 3 temas: el prólogo del libro de Manuel Bartolomé Cossío que escribió Caro Baroja en 1966; el catálogo conteniendo sus dibujos y publicado con ocasión de su nombramiento como Arquitecto de Honor por el Colegio de Arquitectos de Madrid en honor a sus estudios sobre la casa que el autor había realizado dentro y fuera de España; y su obra Semblanzas, ideales, maestros y amigos que el autor había publicado en 1972 sobre personalidades que admiraba por su autenticidad.

Posteriormente, D. Emilio Lledó, de la Real Academia Española, centró su discurso en su trato personal con Julio Caro Baroja que tuvo lugar en su casa de Itzea (Vera de Bidasoa, Navarra), sobre la importancia de su biblioteca y de su legado escrito que nos permite mantener su memoria, afirmando que "las humanidades son las que nos hacen seres humanos. Necesitamos la pasión intelectual que supo transmitirnos Julio Caro Baroja porque si no estaremos en manos de esos farsantes que andan pululando por el submundo intelectual".

A continuación, D. Faustino Menéndez Pidal de Navascués, director de la Real Academia de la Historia centró su intervención en la importancia que Julio Caro Baroja daba a la tradición y de cómo su familia influyó en toda su vida y su obra. Su obra, que superó los 700 escritos entre libros, ensayos y demás, destacó por encima de todo por su calidad.

D. Joaquín Álvarez Barrientos, del Instituto de Lengua, Literatura y Antropología del CSIC, se refirió a la labor de Julio Caro Baroja en el Consejo, de sus proyectos, publicaciones, congresos y diferentes actos que dieron gran visibilidad y dejaron importante huella en el Instituto Miguel de Cervantes, como se denominaba anteriormente.

D. Rogelio Rubio, de la Fundación Ortega-Marañón se refirió a cómo la vida, el carácter y la personalidad de Julio Caro Baroja estuvieron enormemente influenciadas por su familia próxima, y ha destacado los rasgos de cada uno de sus miembros y a su vez, de cómo su vida giró en torno a los libros. Todo ello se concentraba en la casa familiar: Itzea, donde se encontraba la biblioteca que había comenzado Pío Baroja y que a su muerte contaba con unos 8.000 ejemplares, que continuó Julio Caro Baroja llegando a albergar 40.000 obras, y que estaba centrada en todo tipo de temas de las ciencias sociales como la literatura, antropología, historia o filosofía. Igualmente ha realizado una trayectoria de Julio Caro Baroja como antropólogo.