"La cultura es sangre que siempre da alcurnia y nobleza al hombre". P. José María de Arizmendiarrieta.

25 de enero de 2017

Carlos III y el Madrid de las Luces


Dentro de las actividades programadas para la conmemoración del III centenario del nacimiento de Carlos III que están teniendo lugar en Madrid, El Museo de Historia de Madrid presenta la exposición titulada: "Carlos III y el Madrid de las luces".

La exposición se centra en el desarrollo que tuvo lugar en Madrid desde la llegada de Carlos III a esta ciudad por su ascenso al trono en 1759 hasta su fallecimiento en 1788,  debido a la introducción de cambios en su gobierno y al desarrollo arquitectónico y urbanístico, convirtiéndose la ciudad en un importante centro de la Ilustración. La exposición se estructura en 4 salas temáticas

La primera sala gira entorno a "El gobierno de Madrid" (Madrid, corte, villa y capital de un imperio), exponiendo la importancia que tuvo Madrid dentro de la cultura de la Ilustración y la contribución de algunas instituciones existentes en tiempos anteriores a Carlos III y otras nuevas como la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País. Madrid fue el punto en que se encontraron el reformismo oficial y el regional, y el centro de los principales intelectuales y artistas.

En la segunda sala se muestra la "Nueva imagen de Madrid" (la construcción de una ciudad). Carlos III, decepcionado por el Madrid que se encontró a su llegada, quiso renovar la imagen de la ciudad por medio de un nuevo urbanismo que favoreciera el desarrollo institucional y la representación de la monarquía.

La tercera sala está dedicada a "Las luces de Madrid" (Madrid y la cultura de la Ilustración). La ciudad, convertida en capital cultural de la monarquía, se apoyaba en instituciones existentes como la Real Librería, las Academias de la Lengua, de la Historia y la de Bellas Artes de San Fernando y otras nuevas creadas en esta época, como las Sociedades Económicas de Amigos del País, para promoción de las ciencias y fomento de la economía.

Por último, el cuarto espacio, "La vida cotidiana en el Madrid ilustrado" (vivir y morir en Madrid), muestra cuáles eran los espacios de sociabilidad y los gustos de la población, dedicando especial atención a temas como la música, el teatro, los juegos, la caza, la pintura, la danza, la zarzuela y la afición al chocolate.

Más información en este enlace