"La cultura es sangre que siempre da alcurnia y nobleza al hombre". P. José María de Arizmendiarrieta.

1 de octubre de 2017

¿Blas de Lezo en el fondo del mar?

El lugar de enterramiento de Blas de Lezo se ha convertido en una auténtica obsesión para muchos. Ya desde hace siglos se especula sobre dónde fue enterrado, sin haberse llegado -hasta el momento- a saber cual es este lugar donde podrían yacer sus restos, si aún existen.

La capilla de la Vera Cruz de los Militares, en Cartagena de Indias, era el lugar donde algunos de los estudiosos de esta figura creían que podría haber sido enterrado, pero exponiendo esta idea en sus trabajos de tipo histórico como una conjetura y nunca como una afirmación. Excavaciones recientes realizadas en el lugar donde se encontraba esta capilla no han dado los resultados esperados y por lo tanto, esta teoría ha sido deshechada.

Más recientemente, en una exposición realizada en el convento de Santo Domingo en Cartagena de Indias y titulada "Blas de Lezo y la defensa de Cartagena de Indias", un enorme panel señalaba -sin ningún tipo de prueba fehaciente- que Blas de Lezo podría haber sido enterrado en la Iglesia de los Jesuitas en Cartagena de Indias. Indicaba el autor de esta teoría, que ésta era la pista más fiable que podía seguirse en la actualidad y aconsejaba dedicar a esta pista los recursos financieros y humanos para lograr el éxito de encontrar su enterramiento.

Pueden encontrarse muchas otras teorías, a cada cual más ingeniosa, especialmente en algunas de las mal llamadas "novelas históricas", que son el terreno ideal para que muchos escritores desplieguen su desbordante imaginación. Sin embargo, quienes tenemos formación de historiadores, nunca podemos olvidar que sin documentos no hay Historia y esta premisa nos debe acompañar siempre en cualquiera de nuestras investigaciones. El historiador puede dejarse guiar -muchas veces- por intuiciones, pero nunca debería realizar una afirmación sin el respaldo documental que le avale.

No esperaba que tan pronto surgiera una nueva teoría sobre el lugar de enterramiento de Blas de Lezo (aunque en este caso no se trata de teoría, sino de afirmación) y es que hoy me ha sorprendido una noticia publicada por el periódico español La Voz de Galicia que puede leerse en este enlace. La noticia la escribe alguien, que sin firmarla, se supone debe formar parte del Museo Naval de El Ferrol. En ella afirma de forma muy poética que: "Sus restos mortales [de Blas de Lezo] fueron arrojados al mar, siendo el silencio su único epitafio, de forma que su historia y la gesta de Cartagena de Indias quedaron sepultadas por el paso del tiempo".

Pues esta vez sí que, literalmente, "se han quitado al muerto de encima" -como suele decirse- arrojándolo al mar. Sorprende la afirmación categórica de quien la hace, e indigna que se haga desde un establecimiento oficial como es el Museo Naval de El Ferrol, que debería velar por la transmisión de la información contrastada, teniendo en cuenta la rápida asimilación de las noticias por una gran parte de la población. Ocurre, una vez más, que un centro cultural público es transmisor de la historia inventada de Blas de Lezo.