"La cultura es sangre que siempre da alcurnia y nobleza al hombre". P. José María de Arizmendiarrieta.

1 de junio de 2012

Los brasileños en las Órdenes militares españolas: Caballeros de Pernambuco



El último número de la Revista Hidalguía publicado este año (nº 351), contiene mi trabajo de investigación  titulado: Los brasileños en las Órdenes militares españolas: Caballeros de Pernambuco.


Resumen:

Durante los años de la Unión Ibérica (1580-1640), cuando Brasil formó parte del Imperio español, hubo numerosas familias de origen castellano que se establecieron en esta colonia donde tuvieron descendencia. La familia estudiada se estableció en Pernambuco a fines del siglo XVI y desarrolló varias generaciones en esta capitanía. Las generaciones estudiadas muestran un importante caso de endogamia, ya que en todas ellas los matrimonios se realizaron entre primos hermanos con el fin de conservar la nobleza y limpieza de sangre del linaje, de tal modo que solamente llevaron los apellidos Mendoza y Saravia.

Su regreso a España se produjo en la década de 1620 en el marco de los ataques holandeses a Pernambuco y gracias a los servicios destacados que habían realizado en el Brasil a los monarcas españoles, pudieron conseguir diferentes hábitos de caballeros y de monjas de Calatrava para los miembros de su familia.

Más información:

No fueron solos


La mujer ha sido muy importante en la conquista y colonización de América. Este hecho ha sido pasado por alto en la historiografía. Sin embargo, la Corona española favoreció la emigración de mujeres, con el objetivo de llevar a cabo la colonización de los territorios conquistados.

La exposición No fueron solos que está teniendo lugar en el Museo Naval, de Madrid y que permanecerá abierta hasta el 30 de septiembre de 2012 presenta la importancia que la mujer tuvo en los primeros siglos de la conquista y colonización de América. La exposición muestra la labor de estas mujeres audaces, que embarcaban muchas veces de forma clandestina y que al llegar a América tuvieron las más variadas ocupaciones. Administraron territorios, se ocuparon de sus haciendas, actuaron en los más diversos negocios, pero sobre todo, fueron las transmisoras de las costumbres, la lengua, la cultura y la religión de Castilla y educaron a sus hijos permitiendo la transmisión de unos valores trasplantados a otro territorio, durante generaciones y generaciones. Sin su labor, la cultura hispana no habría llegado hasta nuestros días en América.

En la exposición se pueden apreciar obras pictóricas mostrando escenas caseras, con la mujer como centro del hogar, objetos de uso doméstico, la indumentaria propia de la época, una reproducción de una estancia en una vivienda de una familia española, etc.

Sin embargo, he echado de menos, como sigue siendo habitual en los trabajos históricos y ya que se habla de colonización iberoamericana en varios lugares de la exposición, la ausencia de cualquier referencia a las mujeres que emigraron a Brasil en la época de la Unión Ibérica (1580-1640) y que trasplantaron las costumbres castellanas en capitanías como Sao Vicente, Rio de Janeiro o Pernambuco.

Más información: